Archivo de la categoría: Inventos e inventores

¿Por qué tienen una M y un número asignado algunos objetos espaciales? El Catálogo Messier

Charles Messier fue un astrónomo francés que vivió entre 1730 y 1817, quien fue el creador del catálogo de 110 objetos del espacio profundo, conocido como el Catálogo Messier.

A menudo diferentes objetos espaciales son conocidos por un nombre y un número al que se antepone una M: por ejemplo Las Pléyades son a su vez M45. Esta  M es de Messier.

Messier era un gran aficionado a la caza de cometas, y trabajó varios años como asistente en el Observatorio Marino. Inauguró el catálogo con la Nebulosa del Cangrejo ( M1 ) en agosto de 1758 cuando buscaba en el cielo el cometa Halley. A Messier le interesaba catalogar aquellos objetos porque eran fijos, y así podría distinguirlos de los errantes, facilitando su búsqueda de cometas, su gran afición.

El título formal de su catálogo es  “Catálogo de Nebulosas y Cúmulos de Estrellas r, que se observan entre las estrellas fijas sobre el horizonte de París” (“Catalogue des Nébuleuses et des amas dÈtoiles, que l’on découvre parmi les Étoiles fixes sur l’horizon de Paris”) y fue publicado en tre 1774 y 1781.

En él aparecen tanto nebulosas, como cúmulos de estrellas abuertos y globulares, así como galaxias; todos principalmente visibles desde el hemisferio norte, ya que Messier vivía en Francia.

Más de un siglo después otros astrónomos extendieron la lista hasta 110, ya que la primera edición sólo incluía 45 objetos en realidad, que llegaron a 46 en un primer suplemento y más tarde a 70; pero en realidad la lista Messier finalmente incluía 103. La última edición se realizó en 1966.

Muchos de estos objetos siguen siendo conocidos por su número del catálogo Messier. Otros son más conocidos por su número en el NGC (New General Catalogue).

Desde mediados de los ochenta algunos aficionados a la astronomía, realizan maratones Messier. En una sola noche intentan observar el mayor número posible de objetos del catálogo. Suele llevarse a cabo en la segunda mitad de marzo, cerca del equinoccio y coincidiendo con la luna nueva para mejor visibilidad.

Vía | wikipedia

Fotos | wikipedia

Etiquetado , , , , , , , , ,

The God(damned) boson, yay!

Bien, esto es así, la vida gira en torno a la Ley de Murphy (y también en torno a la relación de indeterminación de Heisenberg).

Una se toma unas pequeñas vacaciones y empiezan a ocurrir cosas interesantes, cuando no estaba mirando.

Por supuesto hablo de las últimas noticias del CERN.

Me doy la vuelta y descubren el bosón de Higgs, yay!

A estas alturas, todos ya sabemos que las mediciones para encontrar el famoso bosón de Higgs, han bajado su porcentaje de error enormente, hasta el punto de que se ha anunciado que se ha encontrado.

¡Eureka, el bosón de Higgs! (a priori)

En estas mis breves vacaciones me preguntaba las repercusiones del hecho. A pesar de ser solamente “aficionanidilla” a la física de partículas, me sorprendí a mí misma divagando de lo próximo que se escribiría acerca del tema y acertando un poco.

Ayer mismo, la sección de ciencia del periódico ABC (pues un periódico como otro cualquiera para mí, pero con una no mala sección científica) retrataba exactamente lo que estaba pensando, a muy grandes rasgos y explicado para todos los públicos.

De hecho, es de las explicaciones en prensa corriente (que no científica) que más ha profundizado en el tema y divulgado de forma correcta, en mi opinión,sin la tontería de la partícula de Dios y esas chorradas…

Aunque la historia de ese nombre sí es interesante: resulta que Peter Higgs en sus primeros textos llamó al buscado bosón “godamned boson”, “maldito bosón” , “el bosón puñetero”… lo que os guste más; y el editor decidió que no era prudente ponerle una “palabrota” ( ah, angloparlantes…) delante, y sólo dejó la raíz “god”, quedando así como “god boson” , nombre que se popularizó enseguida por su rimbombancia.

“A ver si es que dios tiene algo que ver con la masa de los cuerpos”, pensaban muchos… pues no. Tiene que ver con los editores.

Resumidamente, además de las enhorabuenas al emocionado Peter Higgs, decir que nos acercamos un poquitín más a la confirmación de que el  modelo estándar es correcto. Nos queda encontrar aún los escurridizos gravitones, cuantificar la gravedad aún (y alguna “cosilla” más), pero hemos dado un pasito interesante.

Lo primero que me pregunté es sobre la anti partícula del recién encontrado bosón y la supersimetría. Otro tema interesante que dará que hablar estos días, y otro campo en el que tienen mucho para investigar.

Además, también removeremos una vez más el tema de la materia y energía oscuras, a ver si el codiciado bosón aporta alguna luz, nunca mejor dicho, sobre sus misterios (y aquí yo siempre me acuerdo de las olvidadas y casi nunca mencionadas partículas WIMP). Bien, interesante.

A estas alturas, hasta mis contactos más chobacanos saben de nuestro amigo el bosón de Higgs, e incluso que podría explicar por qué las “cosas” (los cuerpos) tienen masa, y ya se han oído hasta chistes pobres, muy pobres al respecto.

Y muchas tonterías en la radio.

Bien, en el artículo que acabo de citar aquí arriba, pues ya de paso entran en el tema de la unificación. No con mucha profundidad, pero sí lo bastante como para hacernos entender que aquí se está cociendo algo interesante, pues hasta mencionan a Maxwell y los gluones, que me ha parecido muy diver.

¿Pero ya nadie se acuerda de los neutrinos? Es curioso de repente pensar en gluones, pero los neutrinos como si nada… no he visto ni una mención a ellos en prensa, ya que hablamos de partículas subatómicas escurridizas.

Pues por eso y más, yo no diría tanto como que nos hayamos acercando a la unificación de campos, pero está bien confirmar una partícula subatómica más de la lista, y mencionar que no tenemos controladas todas las interacciones en realidad (ni todas las partículas).

Un repasito a las cuatro fuerzas fundamentales, en un post anterior, y así os recuerdo que la teoría que pretende unificarlas se llama ToE, o Teoría del todo (Theory of everything), y que actualmente existe la Teoría de la Gran Unificación , que no incluye a la gravedad.

Por último, y no menos importante, yo también me he acordado de la Teoría M y todo lo que tenga que ver con las super cuerdas, branas y demás. Espero con ganas noticias de este tema, aunque lo divertido de la física o las matemáticas, es a grandes rasgos, que operamos con cosas que no existen o directamente son imaginarias (como los números,ya sabéis), así que en realidad, no sé hasta que punto todos estos aspectos se verán afectados, o sí llevamos ya mucho tiempo contando que el querido bosón de Higgs existe, y haciendo como que ya lo sabíamos. (Es una broma)

Igualmente, datos “empíricos” (todo lo que permita Heisenberg) como su masa y esas cosas, seguramente ayuden a esclarecer algunos puntos.

¡Feliz e interesante verano!

P.D.: ¿Sabéis lo que es en realidad un bosón? Porque no es que haya uno sólo llamado de Higgs… ¿Y un fermión? ¡Bosones y fermiones para todos!

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El test, la máquina y Alan

Alan Turing nació el 23 de Junio de 1912 en Londres.

Una persona difícil de englobar en una sola categoría, podemos decir, para empezar que entre sus actividades estaban tanto la matemática y la lógica como la filosofía.

Alan fue uno de los primeros científicos de computación, y se le considera el padre de la informática moderna,la criptografía y la inteligencia artificial.

Desde niño demostró un talento natural y resolvía problemas avanzados para su edad.

En 1928, con dieciséis años, Turing descubrió los trabajos de Einstein que comprendió y además de darse cuenta de las críticas de Einstein a las leyes de Newton sin que estuvieran del todo explícitas.

Obtuvo una beca para estudiar en la universidad de Cambridge, donde se graduó como licenciado en matemáticas con honores en 1934.

En abril de 1936, publicó su famoso artículo “Los números computables, con una aplicación al Entscheidungsproblem, donde Turing reformó los resultados obtenidos por Kurt Gödel obtenidos en 1931, así como introduce el concepto de algoritmo y máquina de Turing,

Este artículo es uno de los cimientos más importantes de la teoría de la computación, dando respuesta negativa al problema de la decisión formulada por HiIlbert en 1900, probando que existen problemas sin solución algorítimica.  Así, Turing describió en términos matemáticos precisos cómo un sistema automático con reglas extremadamente simples podía efectuar toda clase de operaciones matemáticas expresadas en un lenguaje formal determinado. La máquina de Turing era tanto un ejemplo de su teoría de computación como una prueba de que un cierto tipo de máquina computadora podía ser construida.

En septiembre de ese mismo año en que publicó el artículo, ingresó en la universidad de Princeton (EE.UU). El artículo atrajo la atención de John Von Neumann, uno de los científicos más destacados de su época, quién le ofreció una beca en el Insitituto de Estudios Avanzados. Así Alan obtuvo su doctorado en matemáticas en 1938. 

Le fue ofrecida una plaza como asistente de Neumann, pero la rechazó y volvió a Inglaterra, donde vivió de una beca universitaria mientras estudiaba filosofía de las matemáticas durante un año.

En 1939, comenzó la Segunda Guerra Mundial.  La guerra ofreció un insospechado marco de aplicación práctica de sus teorías, al surgir la necesidad de descifrar los mensajes codificados que la Marina alemana empleaba para enviar instrucciones a los submarinos a través de la máquina Enigma. Turing, al mando de una división de la Inteligencia británica, diseñó tanto los procesos como las máquinas que, capaces de efectuar cálculos combinatorios mucho más rápido que cualquier ser humano, fueron decisivos en la ruptura final del código.

Buscando obtener mejores máquinas descifradores, bajo la supervisión de Turing se comenzó a construir la primera computadora electrónica, llamada Colossus, por la que recibiría en 1946 la Orden del Imperio Británico. Se construyeron 10 unidades, y la primera comenzó a funcionar en 1943.

En 1944, fue contratado por el Laboratorio Nacional de Física para competir con el proyecto americano EDVAC, bajo el mando de su antiguo “conocido” Von Neumann. Alan ejerció como Oficial Científico Principal a cargo del Automatic Computing Engine. Alrededor de 1947, Turing concibió la idea de las redes de cómputo y el concepto de subrutina y biblioteca de software. También describió las ideas básicas de lo que hoy se conoce como red neuronal.

Turing se adelantó a Von Neumann, construyendo un ordenador llamado Manchester Mark I que terminó en 1948, antes que los americanos. Diseñó para esta máquina un lenguaje de programación basado en el código empleado por los teletipos.

Otro de los campos de investigación de Alan fue la inteligencia artificial, de la que se dice nació el propio término a raíz de la publicación del artículo titulado ” Computing Machinery and Inteligence” de 1950, que empieza con la famosa primera frase

“Propongo considerar la siguiente cuestión: ¿Pueden pensar las máquinas?” 

Fue entonces cuando Turing propuso el llamado test de Turing para determinar si las máquinas podrían tener capacidad de pensar.

En 1951 es nombrado miembro de la Sociedad Real de Londres por sus contribuciones científicas, y en su honor la Association for Computing Machinery llama “Turing Award” a su premio más importante, que se otorga desde 1966 a los expertos que han realizado las mayores contribuciones al avace de la computación.

Turing también realizó contribuciones a otras ramas de la matemática aplicada, como la aplicación de métodos analíticos y mecánicos al problema biológico de la morfogénesis.

En el ámbito personal, sus preferencias particulares se inmiscuyeron en su vida para hacerla terminar de forma trágica. Su condición de homosexual fue motivo constante de fuertes presiones sociales y familiares, hasta el punto de especularse si su muerte por intoxicación fue accidental o se debió a un intento de suicidio o un asesinato, ya que Alan murió intoxicado por el cianuro de una manzana envenenada.

Y es que la parte más triste de la historia del genio, es cuando, descubierta su homosexualidad, fue condenado por “indecencia grave y perversión sexual”. Se le dio a escoger entre la cárcel y las inyecciones de estrógenos para “tratar” su “mal”. Turing, convencido de que no había cometido ningún delito, escogió el tratamiendo. Engordó muchísimo y le salieron pechos, además de convertirse en un hombre impotente, en el amplio sentido de la palabra…

Un amigo suyo escribió este falso silogismo para expresar el rechazo que estaba sufriendo, y el oscuriciemento de sus razonamientos inteligentes por su condición de homosexual.

  • Turing cree que las máquinas piensan
  • Turing yace con hombres
  • Luego las máquinas no piensan

Vías | www.biografiasyvidas.com, Escuela Universitaria de Informática de la Universidad Politécnica de Madrid (Historia de la informática) , libro Criptonomicón de Neal Stephenson.

Fotos | www.alanturing.net, sobreinglaterra.com, histoire-informatique.org

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,