Archivo de la etiqueta: matemáticas cotidianas

La flora de la alcachofa, la cría de conejos y matemáticas italianas.

Para los familiarizados con las mates, la flora de la alcachofa y la cría de conejos pueden incluirse en la misma conversación.

Como algunos saben, hablamos de la sucesión de Fibonacci, una sucesión infinita de números naturales.

1,1,2,3,5,8,13,21,34,55,89,144,233,377<br /><br /><br />
\ldots \,

El concepto fundamental de la sucesión de Fibonacci es que cada elemento es la suma de los dos anteriores. de manera que la suma de cualesquiera dos números consecutivos es el inmediato siguiente

Se la debemos a nuestro amigo Leonardo de Pisa  (también llamado Fibonacci), que era un matemático italiano, famoso por haber difundido en Europa el  sistema de numeración indo-arábigo. Es decir, el que usamos actualmente y que emplea notación posicional (de base 10, o decimal) y un dígito de valor nulo: el cero.

Esto ya está bastante bien, para empezar, haber convencido a toda Europa de usar el cero. Pero la sucesión que lleva su apodo, tampoco desmerece nuestra atención.

La sucesión inicia con 1 y 1, y a partir de ahí cada elemento es la suma de los dos anteriores.

A cada elemento de esta sucesión se le llama número de Fibonacci.

¿Y esto sirve para algo? Pues claro,  en ciencias de la computaciónmatemáticas y teoría de juegos.

Respecto a lo que nos atañe, también aparece en configuraciones biológicas, como por ejemplo en las ramas de los árboles, en la disposición de las hojas en un tallo, en la flora de la alcachofa y en el arreglo de un cono. Porque las alcachofas ya no tienen por qué ser aburridas.

Tampoco tiene por qué serlo la cría de conejos, ya que podemos saber cuántos conejitos van a ser creados en un período de tiempo concreto, gracias a esta sucesión.

Como no podía ser menos , la sucesión de Fibonacci, está relacionada con el número aúreo . Al construir bloques cuya longitud de lado sean números de Fibonacci se obtiene un dibujo que asemeja al rectángulo áureo. En la cultura popular, es mucho más conocida la espiral aúrea o espiral dorada, que está construida a partir de un rectángulo aúreo. ¿A qué os suena?

Esta espiral también aparece representada en diversas figuras de la naturaleza, como en plantas o galaxias espirales, como nuestra propia Vía Láctea.

Pues, una espiral de Fibonacci  se aproxima a la espiral dorada; cuando se inscribe en cuadrados cuyos lados responden a la sucesión de Fibonacci: 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, y 34.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,