Archivo de la etiqueta: universo

Hace unos 27 años… en este mismo universo…

Un año cualquiera como este, pero en un punto anterior en el tiempo, Stephen Hawkings terminó su primer borrador de “Historia de tiempo”.

Ese mismo año, le fue practicada la traqueotomía que le dejó mudo para siempre. Durante un tiempo, como el mismo declara en el propio libro, pensó que no lograría terminar “Historia del tiempo”. Pero gracias al programa de comunicaciones Living Center, donado por Walt Woltosz, puedo escribir este libro, y muchos otros, así como un buen número de artículos.

Cómo el mismo Stephen dijo, este programa le dio la vuelta a su situación. Una situación que podría desesperar a cualquiera, y que tal vez, parecía ( y sólo parecía ) insuperable.

Hoy,todos conocemos esta historia, y hasta nos hemos acostumbrado a ella. Hawkings es una persona y un “personaje” conocido por todos.

Si hace 27 años, la fuerza de voluntad de Hawkings no le hubiera empujado a seguir adelante, quizás hoy la divulgación científica sería diferente, o no sería posible. No podemos saberlo. Hawkings fue de los primeros expertos en intentar escribir no sólo libros técnicos, sino libros divulgativos acerca de su campo, que nos hacen un poco más comprensibles los misterios de nuestra era.

¿Existen realmente las cosas insuperables? O simplemente, ¿Existen realmente las cosas?

En “Historia del tiempo” hay dos cuestiones llamativas para mí, que nos sugiere. Una es, que las teorías son sólo teorías basadas en mediciones y datos empíricos, y que nunca son del todo ciertas. Siempre pueden estar equivocadas y tener que ser corregidas, o rechazadas por completo. Hawkings nombra como ejemplo a Ptolomeo y su universo en el que la Tierra era el centro.

¿Durante cuánto tiempo esto fue cierto, porque las mediciones posibles en aquella época, era lo único que podían demostrar? Además, existe la subjetividad del observador, que afecta a la observación.

Por eso, las cosas que parecen muy ciertas hoy, tal vez no lo sean mañana. Y sí fue así con algo de tal magnitud como el universo, ¿por qué no con otras cosas más pequeñas?

La otra cuestión es descubrir la teoría que haga que se cumplan todas las teorías. El descubrimiento de una teoría unificada, en la que todas las cosas encajen armónicamente. Las grandes y las pequeñas.

Hawkings, nos plantea una premisa interesante. El mayor motor de avance y descubrimiento para nuestra raza ha sido la supervivencia. Hemos evolucionado de una manera concreta porque era la mejor para sobrevivir en nuestro ambiente. ¿Qué ocurriría si al descubrir las leyes y principios fundamentales, esto no fuera favorable a la superviviencia de nuestra especie?

¿Y si descubrir el misterio del universo,no fuera una ventaja para nosotros sino todo lo contrario?

El autor, plantea que quizás, la propia ley universal, el principio armónico que rige todo, contiene en sí mismo el hecho o necesidad de que nosotros no conozcamos ese principio universal. Tal vez, simplemente no podemos conocerlo.

 

Así , hay misterios de momento inalcanzables, que son la cuna del orden de las cosas, y por otro lado, las cosas son tan subjetivas, que se podría decir que son imaginarias. 

Con esto en mente, espero que puedan sentirse un poco más libres, y ver las cosas como quieran verlas, porque sólo así serán ciertas, y disfrutar del misterio de la vida, en la que todo tiene su lugar. Porque es importante recordar, que el universo es infinito y está en constante expansión, así que cada uno, como observador, somos el centro del universo.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El olor del cosmos

Según el astronauta Alexander Skvortsov se parece “al que se produce cuanto de niño golpeas una piedra de granito contra otra”, y no es agradable.

Etiquetado , , , , ,

Mariposas, rosquillas y simetría especular

La simetría especular o bilateral, en geometría, es una transformación respecto de un plano de simetría, en la que a cada punto de una figura se asocia a otro punto llamado imagen, que cumple las siguientes condiciones:

a) La distancia de un punto y su imagen al plano de simetría, es la misma.

b) El segmento que une un punto con su imagen, es perpendicular al plano de simetría.

Es decir, las partes son iguales, como un objeto reflejado en un espejo.

Simetría especular en las alas de una mariposa:

La simetría especular aunque pueda parecer corriente, es una relación sorprendente. De hecho está relacionada directamente con la teoría de cuerdas.

La simetría especular puede existir entre dos variedades de Calabi-Yau.

¿Qué son las Calabi-Yau? Las Calabi-Yau son lo que se denomina una variedad en matemáticas, un tipo “especial” de objeto geométrico. Un ejemplo de variedad abstracta es la conocida botella de Klein , y  la  Cinta de Möbius se trata de una variedad no orientable.

Para empezar, decir “especial” es poco, ya que las variedades de Calabi-Yau tienen seis dimensiones. 

Las variedades de Calabi-Yau se presentan de miles de formas diferentes. Están relacionadas con la teoría de supercuerdas ofreciendo las representaciones matemáticas de las posibles dimensiones “espaciales” adicionales a las tres macroscópicas que percibimos.

Las formas típicas de las variedades Calabi-Yau contienen unos agujeros,en forma de rosquilla,los cuales pueden contener en si mismo varias dimensiones adicionales (agujeros multidimensionales).Estos agujeros juegan un papel importantísimo en el estado oscilatorio de energía mínima de las partículas elementales (teóricamente cuerdas).

Parece difícil que este tipo de objeto sea simétrico respecto a nada. Las formas pueden parecer muy diferentes geométricamente en seis dimensiones, pero sin embargo sus formas son equivalentes entre sí tal y como las alas de mariposa. 

Pero la simetría especular entre dos variedades Calabi-Yau sólo puede existir si empleamos las dimensiones ocultas de la teoría de cuerdas . De está manera podemos encontrar la simetría y se puede demostrar que las “diferentes” formas conducen a fenómenos físicos idénticos.

Sección bidimensional proyectada en 3D de una variedad de Calabi-Yau:

Actualmente los físicos teóricos, defensores de la teoría de cuerdas,dedican todos sus esfuerzos a comprender la variedad de Calabi-Yau, que se desprende en complicadísimas matemáticas.

Este objeto tan extraño, que recuerda a las lámparas de papel, guarda el secreto que une a todo el universo.  


Una vez conocida la variedad de Calabi-Yau se comprenderán los estados de vibración de esos estados de energía llamadas cuerdas y con ello se podrán resolver grandes preguntas, como el por qué existen en la naturaleza tres familias distintas de partículas elementales o dónde está el punto de unión entre la teoría general de la relatividad y la mecánica cuántica.

 

El descubrimiento de la simetría especular está ligado con nombres tales como Brian Greene, que es junto con Ronen Pessner uno de los principales codescubridores de la llamada simetría especular de las formas de Calabi-Yau.

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

De no haber sido por las tardes de domingo

Wowbagger el Infinitamente Prolongado era – es, en realidad – uno de los poquísimos seres inmortales del Universo.

Los que nacen inmortales saben superar el problema de manera instintiva, pero Wowbagger no se contaba entre ellos. El caso es que había llegado a odiar a todos aquellos serenísimos hijosputa. Había adquirido la inmortalidad de manera involuntaria, por un lamentable accidente con un estúpido acelerador de partículas, un almuerzo líquido y un par de gomas elásticas. Los detalles precisos del accidente carecen de importancia, pues nadie ha logrado jamás reproducir las circunstancias exactas en que ocurrió, y al intentarlo muchos han acabado con un aire de suma idiotez, o muertos.

Wowbagger cerró los ojos con expresión cansada y sombría, puso un jazz ligero en el estéreo de la nave y pensó que podía haberlo logrado de no haber sido por las tardes de domingo; sí , lo habría conseguido.

Para empezar, era divertido, se lo pasaba bien viviendo peligrosamente, corriendo riesgos, ganando una fortuna con inversiones muy productivas a largo plazo, y en general sobreviviendo mucho a todo el mundo.

Al final, lo que no podía soportar eran las tardes domingo y esa horrible apatía que empieza a presentarse hacia las tres menos cinco. (…) De modo que las cosas empezaron a perder interés para él. Comenzaron a desaparecer las alegres sonrisas que solía esgrimir en los entierros de la gente. Empezó a despreciar al Universo en general y a todos sus habitantes en particular.

Ese fue el momento en que concibió su propósito, lo que le haría seguir adelante y que, hasta donde podía imaginar, le mantendría siempre en movimiento: Era esto:

Insultaría al Universo.

Es decir, insultaría a todos sus habitantes. De manera individual, personal, uno por uno, y en orden alfabético.

(…) Y así empezó. Equipó una astronave, construida para que durase mucho tiempo, con un ordenador capaz de manejar todos los datos informáticos necesarios para no perder de vista a toda la población del Universo conocido y averiguar las rutas pertinentes, horriblemente complicadas.

(…) Wowbagger contempló por un instante la fantástica pedrería de la noche, los billones de diamantes de los mundos diminutos que espolvoreaban de luz la oscuridad infinita. Todos y cada uno de ellos estaban incluidos en su itinerario. Por la mayoría tendría que pasar millones de veces.

Por un momento imaginó que su ruta conectaba con todos los puntos del espacio lo mismo que las piezas numeradas de un rompecabezas infantil. Esperaba que desde algún lugar destacado del Universo pudiera leerse en ella una palabra muy, muy grosera.

“La vida, el universo y todo lo demás”, Douglas Adams.

“La vida, el universo y todo lo demás” es el tercer libro, de la trilogía en cinco partes del simpático autor Douglas Adams. La saga de ciencia ficción está basada en una radio comedia de los años setenta.

Adams, es conocido mundialmente por su particular sentido del humor. Es especialmente famoso el primer libro de la trilogía, “La guía del autoestopista galáctico“, para el cual una guía de cómo viajar por Europa le dio la idea.

Para todo aquel que no conozca aún esta historia, es un buen momento para dejar de hacerlo. Que se prepare para salir de casa, coja su mejor toalla y se acerque a una librería especializada. Deberían saber qué libro necesita nada más entrar por la puerta.

Etiquetado , , , , , , , , , ,